ACTUALIZACIÓN DE LA CIENCIA: CBD PARA LA ANSIEDAD, EL CÁNCER, LAS ENFERMEDADES DEL CORAZÓN, LA ADICCIÓN Y MÁS

Los nuevos descubrimientos reportados en el simposio del ICRS resaltan el potencial del CBD para el tratamiento de la ansiedad, el cáncer, las enfermedades cardíacas, el abuso de sustancias, las lesiones cerebrales y más.

El 29º simposio anual de la Sociedad Internacional de Investigación de Cannabinoides (ICRS), que se celebró en el 2019 en Bethesda, Maryland, presentó nuevos desarrollos en la ciencia del CBD que tienen implicaciones de gran alcance para muchas áreas de la medicina.

Poco más de 500 participantes de todo el mundo asistieron a la conferencia de cuatro días, que incluyó 65 presentaciones orales y casi 200 presentaciones que cubrían una amplia gama de temas - con la salvedad de que los investigadores tenían que presentar datos nuevos e inéditos.

La científica Staci Gruber de la Universidad de Harvard compartió los alentadores resultados del "primer ensayo clínico abierto a doble ciego" que evalúa el impacto de una tintura sublingual con alto contenido de CBD y bajo contenido de THC en pacientes que experimentan ansiedad moderada. Ninguno de los participantes había estado usando ningún producto basado en cannabinoides antes de este estudio.

Los datos preliminares "sugieren una mejora significativa después de cuatro semanas de tratamiento en comparación con la línea base", señaló Gruber. "Específicamente, los hallazgos sugieren que el uso de una tintura sublingual alta de CBD, formulada a medida y derivada de la planta entera, resulta en una ansiedad menos severa y menos síntomas relacionados con la ansiedad".

Después de la finalización de este ensayo abierto, Gruber tiene la intención de llevar a cabo un experimento doble ciego controlado por placebo que generará "datos empíricos sólidos con respecto a la eficacia del CBD sublingual para la ansiedad".

CBD PARA LA HIPERTENSIÓN

También se reclutaron sujetos humanos para un estudio del CBD en la Universidad de Nottingham en el Reino Unido, donde Saoirse E. O'Sullivan y su equipo examinaron los efectos agudos y crónicos del cannabidiol sobre la función cardiovascular.

Anteriormente, los científicos de Nottingham habían demostrado que "la administración oral aguda de CBD (600 mg) causa una reducción de la presión sanguínea en reposo y en respuesta al estrés". Pero, ¿se desarrollaría la tolerancia con dosis repetidas, mitigando así el efecto hipotensivo del CBD?

Para averiguarlo, veintiséis hombres saludables recibieron 600 mg de CBD o un placebo por vía oral durante siete días en un estudio paralelo, doble ciego, aleatorio y controlado por placebo. Los resultados fueron contradictorios. Las mediciones de la presión arterial en reposo revelaron que la tolerancia se desarrolló en respuesta a la administración crónica de CBD, pero la capacidad del CBD para disminuir la presión arterial persistió durante el estrés.

"La reducción de la rigidez arterial y las mejoras en el flujo sanguíneo de la arteria carótida interna y la función endotelial después del tratamiento crónico de CBD, indican un efecto positivo en la función vascular que justifica una mayor investigación en las poblaciones de pacientes relevantes", informó O'Sullivan.

PROMESA PRECLÍNICA

El ICRS 2019 incluyó varias charlas dedicadas a los estudios clínicos, pero la mayoría de las presentaciones del CBD mostraron datos de vanguardia basados en la investigación preclínica. La asombrosa profundidad y alcance de esta investigación subrayó el versátil potencial terapéutico del CBD.

  • CBD para el derrame cerebral. Un meta-análisis realizado por científicos de la Universidad de Nottingham estudió los efectos del CBD en modelos animales con accidentes cerebrovascular isquémico focal. El estudio encontró que el CBD limitaba el daño causado por la lesión cerebral inducida: "El CBD reduce significativamente el volumen del infarto y mejora el resultado funcional temprano en el accidente cerebrovascular experimental en roedores". Los investigadores de la Universidad de Nottingham también llevaron a cabo una investigación preclínica práctica que examinó los efectos antiinflamatorios y neuroprotectores del ácido canabidólico (CBDa), la versión cruda y sin calentar del CBD que se encuentra en la planta de cannabis. "Al igual que el CBD", concluyeron los investigadores, "el CBDa es eficaz para reducir la permeabilidad e inflamación del cerebro en un modelo celular por accidente cerebrovascular". Una barrera hematoencefálica comprometida es un factor clave en la cascada de lesiones secundarias que causan estragos en el cerebro durante la isquemia-reperfusión. El CBD y el CBDa restauran la integridad de la BBB al activar el receptor de serotonina 5-HT1a, que también media en los efectos antiinflamatorios del CBD y el CBDa. En España, los experimentos con animales recién nacidos han allanado el camino para la realización de pruebas clínicas de CBD en bebés con daño cerebral.
  • CBD para el abuso de sustancias. No hay medicamentos aprobados por la FDA para tratar la adicción a la cocaína. Por lo tanto, los investigadores del National Institute on Drug Abuse (NIDA) se propusieron evaluar el potencial del CBD como un remedio contra la cocaína. El equipo de NIDA administró CBD a ratas adictas a la cocaína y observó que el tratamiento sistémico de CBD "cambió la curva de respuesta a la dosis de auto-administración de cocaína a la baja," lo que significa que el CBD disminuyó el deseo de las ratas por la cocaína. "Estos hallazgos sugieren que el CBD podría tener una utilidad terapéutica para mitigar los efectos gratificantes de la cocaína," los investigadores del NIDA conjeturaron. También identificaron varias vías moleculares por las que el CBD confería un efecto antiadictivo a los animales de laboratorio. Estos incluían el receptor de serotonina 5-HT1a, el receptor cannabinoide CB2, y un receptor de canal de iones conocido como "TRPV1". Cuando se administraron "antagonistas" químicos para bloquear la señalización de estos receptores, se anularon los efectos antiadictivos del CBD.
  • CBD para el cáncer de próstata. Científicos italianos llevaron a cabo una investigación de seguimiento sobre el efecto combinado de dos plantas cannabinoides - CBD y cannabigerol (CBG) - en el cáncer de próstata agresivo. Un estudio previo había demostrado que la combinación 1:1 de CBD:CBG "redujo significativamente la recaída del tumor en animales con estado hormonal refractario y, in vitro, inhibió la proliferación celular e indujo la apoptosis". Sus últimos hallazgos, como se informó en el ICRS, revelaron "cómo los cannabinoides de plantas purificadas (CBD y CBG) afectan el sistema metabólico de los tumores malignos", lo que lleva a "cambios notables de las vías de señalización oncogénicas específicas relacionadas" en las células del cáncer de próstata. Esto prueba "la eficacia de los fitocanabinoides como agentes de reprogramación metabólica", lo que podría constituir la base de una terapia innovadora para el "cáncer de próstata refractario a las hormonas altamente maligno", según los investigadores italianos. Los científicos de la Universidad de Auburn llegaron a una conclusión similar con respecto a las propiedades antitumorales del CBD y el THC, que inhibían la proliferación de las células de la próstata de manera dependiente de la dosis. Esta es una noticia alentadora para uno de cada nueve hombres que desarrollarán cáncer de próstata, la segunda causa de muerte por cáncer entre los hombres estadounidenses. El experimento preclínico de Auburn sugiere "que los cannabinoides podrían desarrollarse como agentes terapéuticos novedosos para el tratamiento del cáncer de próstata".
  • CBD para la artritis y la enfermedad de las encías. Un equipo de científicos israelíes, británicos y estadounidenses analizaron los efectos antiinflamatorios y analgésicos del CBD sintético en un modelo animal de artritis. "Se demostró que el CBD ejercía un potente efecto analgésico" en la investigación preclínica, lo que arrojó nueva luz sobre los "mecanismos de acción antiinflamatoria del CBD". Otra sonda preclínica, realizada en la Facultad de Odontología de la Universidad de Leeds en el Reino Unido, documentó los potentes efectos antiinflamatorios del CBD en la enfermedad de las encías. La capacidad del CBD para modular la función inmunológica "podría proporcionar posibles aplicaciones terapéuticas en el campo de la investigación periodontal", concluyó el estudio de Leeds.