CBD vs THC: contra el Cáncer

THC vs CBD: ¿Realmente importa?

Cuando se trata de plantas no comprendidas, el cannabis encabeza la lista. La simple planta verde ha sido estigmatizada durante décadas. Ahora, sin embargo, se está convirtiendo en el centro de atención como una sustancia que puede tener poderes ocultos que los humanos aún no han desbloqueado por completo. Sin embargo, cuando se trata de esta planta, es probable que el mayor malentendido provenga del THC contra el CBD. El CBD vs THC es un argumento común que las personas confunden cuando hablan de cannabis. Entonces, ¿cuál es la diferencia? Cuando se trata de THC contra CBD, ¿a quién le importa realmente? ¿Son tan diferentes? ¿Qué poder tiene el CBD en su interior? ¿Qué hace el THC y en qué se diferencia del CBD?

En este artículo, repasaremos todo lo que se necesita saber sobre estas poderosas sustancias. También discutiremos cómo el CBD se relaciona con la lucha contra el cáncer en nuestra era moderna.

 

¿Qué es el CBD?

El CBD es un extracto de cáñamo vegetal que contiene toda la gama de cannabinoides patentados por el Gobierno de los Estados Unidos. Está clasificado como cáñamo y por lo tanto es legal enviarlo a todos los estados, incluyendo México.

El cannabidiol, o CBD, se extrae de plantas industriales de cáñamo que contienen cannabinoides. Usted no puede experimentar ningún efecto psicoactivo o drogarse con productos CBD, siempre y cuando no contengan rastros de THC.

Cada civilización importante en la historia ha reconocido el cáñamo en el Top de su lista de plantas importantes. Los antiguos chinos, indios, egipcios, asirios, persas, griegos y romanos veneraban al cáñamo. Lo veían como una fuente incomparable de alimentos y medicinas.

Ahora, la ciencia moderna está validando lo que todos los antiguos sabían! También está descubriendo nuevos y excitantes descubrimientos sobre el CBD. Recientemente, en agosto del 2017, la FDA declaró al CBD como "beneficioso" y ahora está pidiendo a todos los consumidores de productos de CBD su opinión!

 

Sistema Cannabinoide Humano

Estamos conectados con un sistema de receptores cannabinoides a través de nuestros cerebros y cuerpos. Los científicos descubrieron este sistema en el cuerpo hace poco. Se llama sistema endocannabinoide y responde bien a los cannabinoides, que están presentes en el cannabis. También el cuerpo produce sus propios cannabinoides.

Cuando estos receptores se activan, permiten la comunicación bidireccional entre los sistemas del cuerpo. Esto es algo que antes los científicos pensaban que era imposible.

El THC y el CBD son dos de los cannabinoides más prevalentes y populares que se encuentran en la planta de cannabis. Sin embargo, el THC y el CBD tienen efectos muy diferentes

 

CBD vs THC

¿Listo para discutir sobre el THC vs CBD? En esta discusión de CBD vs THC, es importante entender que no hay necesidad de tomar partido. Ambas sustancias tienen su lugar. No es necesariamente un cannabinoide enfrentado al otro.

Sólo que tienen efectos secundarios muy diferentes y uso. En esta sección, le explicaremos más a fondo y le ayudaremos a comprender un poco más sobre el THC frente al CBD.

El CBD tiene dos propiedades terapéuticas beneficiosas, entre muchas otras, que lo convierten en un arma destacada en la lucha contra el cáncer. Vamos a repasar las dos a continuación.

En primer lugar, sin embargo, hablemos de algunas de las propiedades del CBD con las que probablemente ya estés familiarizado.

Muchos de nosotros ya estamos familiarizados con la reputación del CBD de que es un excelente método para matar el dolor. Incluso más personas son instruidas sobre sus usos beneficiosos en la terapia de antiansiedad y antidepresiva. Ambas son habilidades muy poderosas.

Aunque los científicos todavía necesitan llevar a cabo más investigaciones para probar estos vínculos, la evidencia hasta ahora de informes de las personas sugiere grandes cosas. Actualmente se cree que el CBD puede ser de gran ayuda cuando una persona desea un alivio natural del dolor o un estímulo terapéutico de su estado de ánimo.

Pero cuando se trata de combatir las células cancerígenas, el CBD puede dar un verdadero puñetazo de más allá que su mera capacidad para matar el dolor o aliviar el estado de ánimo.

 

El puñetazo del CBD en la batalla contra el cáncer

El CBD tiene otras propiedades que lo convierten en una sustancia muy deseada entre los que luchan contra la desafortunada enfermedad del cáncer. Si bien la eliminación del dolor y el alivio de la ansiedad y la depresión son de gran ayuda para los pacientes con cáncer, no son las únicas propiedades del CBD que marcan la diferencia.

De hecho, algunos de los otros efectos secundarios del CBD son aún mejores cuando se trata de aliviar la difícil situación de los pacientes con cáncer. En esta sección, explicaremos dos habilidades principales del CBD y discutiremos la gran diferencia que pueden hacer.

 

El CBD es antiemético

La primera capacidad importante del CBD en que puede ayudar a los pacientes con cáncer es que es antiemético.

Antiemético es el término médico para la lucha contra las náuseas. La gente ha tenido por mucho tiempo al cannabis con mucha estima por sus beneficios antieméticos. Con el paso de los años, la gente lo ha aceptado gradualmente como uno de los tratamientos potenciales para los efectos secundarios causados por la agresiva quimioterapia y la radiación.

El CBD es el cannabinoide del cannabis y del cáñamo que suprime las náuseas y estimula el apetito. El consumo de CBD durante la quimioterapia o radioterapia (tratamientos de radiación) pueden ayudar mucho. Esto no es necesariamente de acuerdo a la investigación científica todavía existente, pero de acuerdo a la gente que lo ha probado.

Al usarlo, un paciente puede ser capaz de soportar más fácilmente los tratamientos agresivos contra el cáncer sin la drástica pérdida de peso. La pérdida de peso generalmente es causada principalmente por náuseas y pérdida de apetito.

Este tipo de tratamiento con CBD es una forma tradicional de cuidado "paliativo". Paliativo es el término médico para tratar y aliviar los síntomas sin combatir la causa subyacente. Por supuesto, la causa subyacente es la enfermedad en sí. Aunque todavía no entendemos qué causa el cáncer o cómo podemos curarlo, estamos empezando a entender que el CBD podría ayudar.

 

El CBD trata los efectos secundarios

El CBD sólo se ha recomendado para aliviar los efectos secundarios de los tratamientos más agresivos. En el caso del cáncer, el cannabis ha sido recetado desde hace mucho tiempo para este propósito. Sin embargo, su uso es algo restringido. Esto se debe a los efectos psicoactivos indeseables producidos por el THC cannabinoide.

La principal diferencia cuando se trata de THC vs CBD es el hecho de que uno tiene la capacidad de drogarte y el otro no. Aunque algunas personas quieren drogarse con fines personales o recreativos, no todo el mundo se siente atraído por este efecto secundario. Para las personas que no desean drogarse o experimentar los resultados del THC, el CBD es una gran opción.

Un consumo de solo CBD, como el aceite de CBD, proporciona todos los beneficios de la planta de cannabis. Sin embargo, te ayudara sin los efectos secundarios psicoactivos que vienen con el componente THC encontrados en la plantas de cannabis. Esto es lo que lo hace una solución perfecta para muchas personas.

Aún así, ¡todavía hay más! En la lucha contra el cáncer, el CBD irá mucho más allá del mero tratamiento de las náuseas, como veremos a continuación.

 

El CBD es antiproliferativo

La segunda razón por la que el CBD es una sustancia tan buena para usarse cuando se trata de pacientes con cáncer es porque es antiproliferativo.

Se ha demostrado que ambos cannabinoides, el THC y el CBD, actúan contra la reproducción de las células cancerosas. En otras palabras, esto se conoce como propiedades antiproliferativas. Esto viene de la raíz de la palabra proliferar, que significa florecer o multiplicarse en abundancia. Cuando se trata de campos de flores, la proliferación es una gran cosa. Pero cuando se trata de células cancerosas que causan el crecimiento de tumores, la proliferación es un desastre y una angustia.

Debido a que el THC produce tales reacciones psicoactivas no deseadas, la investigación se ha dirigido consistentemente hacia el CBD que no es toxico. Y que tiende a ser un elemento mucho más seguro y accesible del cannabis.

El CBD casi no tiene actividad psicotrópica. Sin embargo, en algunos casos, el CBD ha demostrado ser un inhibidor muy eficaz en la migración, adhesión e invasión de células cancerosas. Por supuesto, puede haber otros factores en la bahía cuando se trata de la reducción de las células cancerosas. Aún así, los resultados son prometedores y exigen más investigación.

En otras palabras, algunos informes sugieren que el CBD puede ayudar a retardar o detener el crecimiento de tumores. Al desalentar el crecimiento de las células cancerosas, la enfermedad puede mantenerse bajo control o incluso revertirse por completo.

Los detalles técnicos completos están disponibles en un informe de la British Pharmacological Society.

 

El CBD y el cáncer de mama

¿Qué tiene que ver la CBD con el cáncer de mama? La respuesta puede sorprenderte.

El cáncer de mama es la segunda causa principal de muerte por cáncer en las mujeres. Debido a esta drástica estadística, gran parte de la investigación del CBD se ha centrado en su uso contra el cáncer de mama. Los resultados iniciales son muy alentadores.

Aunque ya hemos discutido cómo se relaciona el CBD con el tratamiento del cáncer, aún no lo hemos discutido en el contexto de un tipo específico de cáncer. Para más información sobre el CBD y el cáncer de mama, siga leyendo a continuación.

 

El CBD es noticia entre las celebridades y otras personas influyentes que pregonan sus beneficios.

La cantante Olivia Newton John está utilizando el aceite de CBD como parte vital de su batalla contra la segunda ronda de cáncer de mama. Esto es lo que comenta su hija Chloe Lattanzi, quien lo reportó en una entrevista con People. Una de las giras de conciertos programadas por Newton John fue cancelada debido a un dolor en la parte baja de la espalda. Este síntoma fue finalmente diagnosticado como cáncer de mama con metástasis.

Newton John luchó contra su primera ronda de cáncer de mama en 1992. La cantante combino el aceite de CBD con sus tratamientos habituales como un remedio natural en combinación con tratamientos de protones. Los tratamientos de protones son una radioterapia dirigida. Investigaciones recientes explican por qué Newton John y su hija pueden tener esperanzas realistas acerca de su recuperación total de este segundo ataque de esta enfermedad mortal.

 

Tratamiento tradicional del cáncer

Los problemas encontrados con los tratamientos tradicionales son numerosos. Incluyen la alta toxicidad de los medicamentos utilizados en la agresiva quimioterapia. Estos se complementan irónicamente con la resistencia adquirida por las células cancerosas a estos medicamentos.

En otras palabras, estos tratamientos contra el cáncer pueden ser una pérdida. Son altamente tóxicos y no son buenos para la salud general del cuerpo. Obviamente, curar el cuerpo del cáncer es la meta primordial. Aún así, envenenar el cuerpo con estos poderosos medicamentos tiene otros efectos secundarios extremadamente indeseables.

Además, las células cancerosas pueden desarrollar una resistencia a los medicamentos que usamos para matarlas. En otras palabras, las células cancerosas se vuelven más inteligentes y encuentran maneras de defenderse contra nuestros tratamientos. Debido a esto, el tratamiento puede no ser efectivo en todos los casos.

Pero, ¿qué se puede hacer al respecto? ¿No somos impotentes ante los hechos de la vida? Esta puede que no sea la respuesta de "el todo, fin de todo". En palabras de un investigador, "Se necesita un enfoque novedoso".

 

La novedad vale la pena

La Asociación Estadounidense para la Investigación del Cáncer (American Association for Cancer Research) comenzó a investigar el CBD como una alternativa a los tratamientos tóxicos para el cáncer de mama específicamente. Publicaron sus resultados en el 2011.

En ese momento, el CBD ya se consideraba un inhibidor activo de las células tumorales en otros tipos de cáncer. El estudio concluyó que el CBD en realidad media dos procesos celulares conocidos como autofagia y apoptosis. El término laico para éstos es "comerse a sí mismo" y "matarse a sí mismo".

El estudio mostró que el CBD en realidad inducía la muerte celular mediante la coordinación de la "conversación cruzada" entre los dos procesos. En efecto, estaba programando las células de cáncer de mama para que se autodestruyeran.

 

Descargo de responsabilidad: Estos productos no están destinados a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad. La información presentada aquí no pretende sustituir la información de los profesionales de la salud. Tampoco pretende ser una alternativa a la información de los profesionales de la salud. Antes de usar cualquier producto, debe consultar a su médico y preguntar sobre el riesgo de interacciones o complicaciones.