El Sistema Endocannabinoide

¿Qué es el sistema endocannabinoide? Es una red asombrosa de receptores y transmisores, que trabaja en paralelo con nuestro Sistema Nervioso e Inmune, regula la alimentación, la respuesta a las enfermedades, la reacción al estrés, la cognición y la memoria, pero también la relajación y el sueño. Su buen funcionamiento es vital para nuestro bienestar.

Algunas de las revoluciones nunca llegan a las primeras planas de los periódicos. Lo mismo ocurre con los avances científicos que no encajan en el sistema de valores dominante y exigen un cambio de paradigma.

Pero, ¿no es el objetivo mismo de las revoluciones y de la verdadera ciencia, cuestionar las viejas creencias, preconceptos y liberar el potencial humano? Este fue el caso de uno de los descubrimientos científicos más importantes de la medicina moderna, el sistema endocannabinoide (SEC).

 

La planta "Irrelevante"

Durante miles de años, el cannabis ha sido utilizado en antiguas civilizaciones como droga y con fines recreativos, pero incluso con el avance de la ciencia moderna, sus compuestos activos nunca fueron investigados o aislados antes de mediados del siglo XX. Se consideró que el consumo de cannabis era de interés marginal tanto para la biología como para la medicina, que lo consideraba únicamente desde el punto de vista del uso indebido de drogas.

No fue hasta 1966 que Raphael Mechoulam, junto con su colega Yechiel Gaoni, descubrió el compuesto activo del cannabis THC, responsable de su efecto psicoactivo. A pesar de que la morfina fue aislada en el siglo 19 seguido de la investigación sobre otras drogas como la cocaína y la heroína, pero parece que el cannabis no se consideró lo suficientemente relevante como para estudiarlo. Se conocía su estructura, pero no se investigaron sus compuestos.
Hoy en día, sabemos de unos 480 compuestos beneficiosos para la salud en el Cannabis Sativa.


Han tenido que pasar décadas desde el descubrimiento inicial de Mechoulam para comprender cómo el THC y otros cannabinoides como el CBD influyen profundamente en nuestra bioquímica corporal. Encontraron que los receptores específicos en nuestro cuerpo tienden a ser particularmente sensibles al THC.

Y no fue porque el cuerpo humano estuviera preparado de antemano para fumar marihuana. En lugar de eso, se debe a que nuestro cuerpo produce algunos compuestos que se asemejan a los cannabinoides de la marihuana. Pero hablaremos más sobre eso un poco más tarde.

Hoy sabemos de los tres tipos de cannabinoides. Fitocannabinoides - en plantas como Cannabis Sativa, Endocanabinoides producidos por nuestro cuerpo, y cannabinoides sintéticos producidos en condiciones de laboratorio.

 

Cómo mantener el equilibrio en su sistema endocannabinoide

Hasta los años 90, cuando se descubrieron muchos más fitocannabinoides, los mecanismos de su función seguían siendo un secreto. Se hizo un gran avance después del descubrimiento de dos formas de receptores cannabinoides para los cuales el THC y el CBD se asocian. Se llamaban CB1 y CB2.

Fue necesario unir fuerzas de biología molecular, neurología y otros campos de la investigación médica para descubrir que el CB1 y el CB2 son sólo una parte de un sistema mucho más amplio, el SEC.
Esta red de receptores y transmisores, que trabaja en paralelo con nuestro Sistema Nervioso e Inmune, regula la alimentación, la respuesta a las enfermedades, la reacción al estrés, los niveles de energía y el almacenamiento, la cognición y la memoria, pero también la relajación y el sueño.

Es común a todos los cordados y consta de tres componentes: a) Endocanabinoides, b) Receptores cannabinoides c) Enzimas reguladoras.

Los científicos se dieron cuenta de que el SEC sigue todos los procesos principales del cuerpo, influyendo en funciones como el sueño, el apetito, la cognición, pero también en nuestra capacidad para luchar contra las enfermedades, y lo hace a nivel celular. La palabra clave con respecto al sistema endocannabinoide es mantener el equilibrio o la homeostasis en nuestro cuerpo.

 

Recupera el equilibrio...

Se descubrió que los receptores cannabinoides CB1 y CB2 tienen una densidad mucho mayor que cualquier otra forma de receptores de membrana celular en nuestro cuerpo. El receptor CB1, que responde al THC, se encuentra predominantemente en el cerebro y en el Sistema Nervioso Central. Se concentra particularmente en áreas que tienen que ver con la mediación del dolor, el sistema límbico que controla el movimiento y las vías de compensación. Así que tiene mucha influencia sobre cómo nos relacionamos con la comida, la sexualidad o las drogas.

El CB2 se encuentra en los órganos relacionados con la función protectora como el bazo y las amígdalas, pero también en el tracto digestivo, ya que en los intestinos previene los procesos inflamatorios. Los receptores CB2 actúan como un sistema inmunológico paralelo y permanecen relativamente inactivos en estado saludable, pero cuando los tiempos son difíciles, eso cambia.

Por ejemplo, en una lesión cerebral, los vasos sanguíneos se contraen, lo que provoca la muerte por inanición en el cerebro y una de las funciones del sistema endocannabinoide es enviar impulsos que promueven la dilatación de los vasos sanguíneos para que el sistema vuelva a equilibrarse.

El SEC tiene un papel que desempeñar en la fisiología cardíaca y de los huesos, ayudando a la curación de las fracturas de los huesos. Es el regulador homeostático de la fisiología general de nuestro cuerpo.

 

El compuesto Bliss

El equipo de investigadores de Raphael Mechoulam descubrió que el sistema endocannabinoide también produce sus propios cannabinoides. Este neurotransmisor de ácidos grasos fue llamado Anandamida que se une principalmente al receptor CB1.

A veces también se le llama compuesto Bliss, porque actúa como potenciador del estado de ánimo. Aunque no tiene la misma estructura que el THC, actúa de la misma manera. La anandamida juega un papel importante en la regulación del sueño y la alimentación, la motivación y la sensación de placer.

Estudios recientes han encontrado que los cannabinoides que nuestro cuerpo produce se encuentran en la leche materna donde juegan un papel significativo en el desarrollo infantil. Su primera función es apoyar la lactancia materna proporcionando incentivos para que el niño o niña se alimente. Al mismo tiempo, ayuda al bebé a lidiar con el estrés y el vínculo con la madre. El SEC juega un papel importante en el desarrollo prenatal, previniendo que los mecanismos de defensa corporal de la madre malinterpreten al feto como un cuerpo extraño.

 

Relájese, coma, duerma, olvídese, protéjase

Vincenco Di Marzo, uno de los científicos líderes en la investigación de los cannabinoides y las funciones del SEC, y Director del Centro Nacional de Investigación de Nápoles, lo define como el sistema encargado de relajar, comer, dormir, olvidar y proteger.

Muchas de las funciones del sistema endocannabinoide son absolutamente esenciales para nuestro bienestar, incluso para la memoria. No sólo para recordar cosas importantes en nuestra vida, sino más aún para olvidar las que fueron traumáticas y seguir adelante. Como dice el viejo proverbio árabe: Aquellos que quieren disfrutar de la vida también deben aprender a olvidar. O podríamos reflexionar sobre el dicho de la sabiduría de la Antigua Grecia: Moderación en todas las cosas.

Los consejos para prevenir la deficiencia de endocannabinoides podrían resumirse en el apoyo a su función con la ingesta diaria y regular de aceites naturales de CBD, cambiando a una dieta más saludable, ejercicio moderado y práctica de meditación u otra forma de alivio del estrés mental.