¿PUEDE EL CBD AYUDAR A SU CUTIS?

¿Puede el CBD realmente proteger, curar y restaurar la piel? ¿Hay algo sustantivo detrás de todo el alboroto? ¿Qué dice la ciencia sobre todo esto?

Hace apenas unos años, la mayoría de los productos tópicos y para el cuidado de la piel con infusión de cannabis disponibles eran frascos de guante verde grasiento, hechos a mano en la cocina de alguien y con un olor sospechoso a agua de pipa. No es así en el 2019.

 

En la actual industria de la "belleza de prestigio" de 17.000 millones de dólares, el cuidado de la piel con infusión de cannabis es la tendencia más candente desde la baba de caracol, y el cannabinoide no tóxico conocido como cannabidiol (CBD) es su pequeño y brillante favorito. El CBD es la razón por la que ejecutivos de grandes empresas como L'oreal y GOOP están dejando sus lucrativos trabajos para unirse a las nuevas empresas de cuidado de la piel con cannabis.

El CBD irrumpió en la estratosfera empresarial tras la aprobación de la Ley Agrícola de 2018, que eliminó el cáñamo de la Ley de Sustancias Controladas y supuestamente legalizó el cultivo, la producción y la comercialización de cualquier parte o derivado de una planta de cannabis sativa que contenga una cantidad minúscula (0,3 por ciento o menos) de tetrahidrocannabinol (THC). Hoy en día, los productos para la piel con la marca CBD están en todas partes. Vogue, Vanity Fair y Forbes cantan sus alabanzas. Gwyneth Paltrow y Martha Stewart son grandes fans. Y aunque no es sorprendente que la hija de Bob Marley tenga su propia línea de cuidado de la piel con infusión de cannabis, también puedes comprar lociones con infusión de CBD, aceites de masaje y bálsamos labiales en Amazon o en el centro comercial en tiendas como Sephora, CVS y Walmart.

Los fabricantes, distribuidores e inversores se están lanzando al tren del CBD, mientras que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) vacila, tratando de averiguar cómo responder al aumento del CBD. Dado el incierto ambiente regulatorio y las dudas de la FDA sobre los suplementos ingeribles del CBD, los tópicos son una apuesta más segura para aquellos que buscan oportunidades de negocio en el mercado del CBD. Parece que la FDA está mucho menos preocupada por la seguridad y eficacia de los tópicos derivados de CBD que por los comestibles y bebidas derivados de CBD. En general, la política de la FDA con respecto a los cosméticos y desodorantes es vergonzosamente poco estricta, fomentando la exposición generalizada a carcinógenos, disruptores endocrinos y otras toxinas que representan una seria amenaza para la salud pública.

Por lo tanto, es importante escudriñar cuidadosamente todos los ingredientes listados en la etiqueta antes de que usted deje caer un par de Benjamines en cremas faciales o bombas de baño con infusión de CBD. No asuma que es un producto de alta calidad sólo porque contiene CBD.

Las hábiles campañas de marketing están promocionando el CBD como un compuesto milagroso para la piel, con propiedades curativas que van desde el alivio del dolor a la calma de las erupciones y la erradicación del acné. Las promesas más seductoras (y rentables) relacionadas con el CBD se refieren al antienvejecimiento y al embellecimiento de la piel. Pero, ¿hay algo sustantivo detrás de todo este alboroto? ¿Puede el CBD realmente proteger, curar y restaurar la piel? ¿Qué dice la ciencia sobre todo esto?

LA PIEL, NUESTRO ÓRGANO DE 10 KILOS

La piel humana es una barrera protectora compleja y multifuncional para el cuerpo. También es el órgano más pesado que llevamos encima - alrededor de un séptimo del peso total de nuestro cuerpo, o de 4 a 10 kilos en promedio - con una superficie de alrededor de 2 m2.

La piel se compone de tres capas. La más externa, llamada epidermis, es como una pared de fortaleza, una barrera fuerte, pero flexible, compuesta de células de la piel que se renuevan constantemente, conocidas como queratinocitos, que protegen al cuerpo de los ataques físicos - desde las quemaduras solares y las sustancias irritantes hasta los ataques de los patógenos invasores; desde las criaturas que muerden y pican hasta las quemaduras, pinchazos, cortes, abrasiones y otros traumas infligidos.

Debajo de la epidermis se encuentra la dermis, que alberga una compleja colección de nervios y capilares. Aquí se encuentran la mayoría de las células sensoriales del cuerpo (las que sienten presión, calor y frío, tacto, vibración y dolor), así como las glándulas sudoríparas, los folículos pilosos y las glándulas sebáceas (productoras de aceite). La dermis es también el lugar donde se producen el colágeno y la elastina, sustancias que sostienen la capa externa de la epidermis y le dan esa calidad juvenil y primaveral tan codiciada por los mayores. Los ancianos son particularmente vulnerables a la publicidad manipuladora que se basa en la obsesión de la sociedad por la juventud para vender productos de belleza que prometen rejuvenecer el exterior de la piel que una vez fue brillante.

Y luego está la capa más profunda, conocida como la hipodermis, que une la piel con el resto del cuerpo. Compuesta principalmente de grasa, tejido conectivo y agua, ayuda a aislar el cuerpo de las temperaturas extremas y amortigua los huesos y las articulaciones. La vitamina D y otras hormonas esenciales se sintetizan en la hipodermis.

Las diferentes células contenidas en las tres capas de la piel trabajan juntas en una compleja red neuro-inmuno-endocrina interconectada y delicadamente equilibrada que está regulada por el sistema endocannabinoide (ECS). Compuesto por compuestos endógenos que se unen a los receptores cannabinoides (CB1 y CB2), que se expresan en todos los tipos de células de la piel, el ECS se involucra en un proceso homeostático llamado señalización cannabinoide cutánea ("c[ut]annabinoid"). Este mecanismo de señalización promueve la renovación de la piel sana y la función de barrera.

EL GUARDIÁN DE LA PIEL

El ECS regula numerosas funciones fisiológicas, incluyendo la apoptosis celular (muerte celular), un proceso que permite al cuerpo eliminar el envejecimiento y las células dañadas, permitiendo que las células regeneradas tomen su lugar. La señalización de los receptores de los cannabinoides puede ralentizar la producción de células cutáneas anormalmente altas (disminuyendo así la probabilidad de cáncer) y también puede calmar los nervios sensoriales de la piel, reduciendo el dolor y la inflamación.

El ECS también regula la actividad de las citoquinas y quimioquinas pro-inflamatorias (proteínas del cuerpo involucradas en la actividad inmunológica), y ayuda a mantener la acción de las células Treg, un tipo de célula T que modula la respuesta inmunológica en la piel.

El científico húngaro Tamas Biro ha documentado cómo el ECS influye en la producción de sebo (el aceite natural de la piel), aumentándolo para mantener intacta la barrera impermeable de la piel o disminuyéndola, lo que ayuda a mantener el acné a raya.

Un informe reciente de los científicos alemanes de Dermatología Experimental señaló que "una interrupción del delicado equilibrio en la señalización de los cannabinoides podría facilitar el desarrollo de múltiples condiciones patológicas y enfermedades de la piel como la dermatitis atópica, la dermatitis alérgica irritativa de contacto, el acné, la seborrea, la psoriasis, el picor, el dolor, los trastornos del crecimiento del cabello, la esclerosis sistémica y el cáncer".

El informe continúa explicando cómo la desregulación de la barrera cutánea puede retrasar la cicatrización de las heridas y concluye que "el agotamiento de los receptores CB1 o CB2 resultó en una mayor inflamación alérgica de contacto, mientras que la activación de los receptores cannabinoides resultó en una reducción de la inflamación".

Basándose en sus hallazgos preclínicos, el informe sugiere que la intervención farmacológica para retrasar la descomposición (y por lo tanto prolongar la acción) de los compuestos cannabinoides endógenos, que activan el CB1 y el CB2, podría ser una estrategia viable para tratar la enfermedad cutánea.

La permeabilidad transdérmica del CBD es 10 veces mayor que la del THC.

ENEMIGOS DE LA PIEL SANA

La mayoría de los aspectos negativos de la apariencia de la piel se deben a años de daño acumulado a las células cutáneas. Las arrugas y la aspereza, por ejemplo, pueden ser causadas por factores ambientales y de estilo de vida como la excesiva exposición al sol, el consumo de alcohol, el tabaquismo y la mala alimentación. Además de estas intrusiones epigenéticas, la sequedad común en la piel de una mujer madura está asociada con la disminución de la producción hormonal que ocurre después de la menopausia. Todos estos factores pueden causar cambios bioquímicos en el ADN de nuestras células, lo que a su vez puede desencadenar la metilación del ADN, un proceso que altera la función y la expresión de los genes en nuestra piel y en todo el cuerpo.

Enfrentémoslo, a medida que envejecemos, todo se desacelera y se vuelve menos eficiente, incluyendo la capacidad de nuestra piel para generar las nuevas células frescas que nos dan ese aspecto saludable y juvenil que dábamos por sentado durante todos esos veranos en la playa, cuando el único bloqueador solar que usábamos era un bikini.

A medida que envejecemos, nuestras funciones celulares empiezan a volverse un poco locas. Y cuando esto empieza a aparecer en nuestras caras, puede ser verdaderamente aleccionador. Incluso hay un término científico para los crueles estragos del tiempo en el cuerpo: la inflamación, la inflamación continua y de bajo grado asociada con el envejecimiento. Un artículo del 2019 en la revista Cosméticos relacionó muchas condiciones de la piel con tal inflamación, y sugirió que los compuestos naturales antiinflamatorios podrían ayudar.

Algunas personas se hacen locuras a sí mismas con la esperanza de frenar el inevitable declive que ocurre con el envejecimiento. Pero considere otras opciones para restaurar la función y la apariencia de la piel antes de ir a disparar a su cara con rayos láser, inyectándole pequeñas esferas de polimetilmetacrilato o puliéndola con cristales en forma de diamante.

Tal vez haya alguna esperanza en una botella que puedas probar, gracias al cannabis.

¿CBD AISLADO O ACEITE DE CBD?

El cuidado de la piel con infusión de cannabis tiene una larga historia. Según el Dr. Eduardo Muñoz, profesor de inmunología de la Universidad de Córdoba en España, las preparaciones tópicas de cannabis se utilizaban para tratar diversos trastornos de la piel en la antigua China, Egipto y el mundo árabe. A diferencia de los dudosos esfuerzos de algunas mujeres estadounidenses y británicas de antaño, que trataban de embellecer su piel ingiriendo pastillas de arsénico, por ejemplo, o aplicando pintura facial a base de plomo, no se conocen efectos secundarios por el uso de cannabis tópico.

El CBD puro ha demostrado actividad antiinflamatoria en modelos preclínicos de inflamación de la piel. Pero, ¿cómo se compara la eficacia del CBD de una sola molécula en un tópico con la de un extracto de aceite rico en CBD de espectro completo que contiene cientos de otros compuestos de cannabis?

Un estudio in vitro realizado en 2019 por científicos italianos en la investigación de la fitoterapia encontró que el impacto antiinflamatorio del aceite de cannabis excedía el del CBD puro, lo que indica que otros compuestos distintos al CBD contribuyen a la inhibición de los desencadenantes pro-inflamatorios en la piel. El equipo italiano determinó que el aceite de cannabis regulaba a la baja varios genes implicados en la cicatrización de heridas y la inflamación de la piel, mientras que el efecto antiinflamatorio conferido por el aislado CBD no implicaba los mismos mecanismos moleculares.

Dado que el CBD puede calmar la inflamación, tiene sentido que pueda ser un ingrediente útil en los productos tópicos para el cuidado de la piel. Pero, ¿puede el CBD penetrar en la piel humana con la suficiente profundidad como para marcar realmente la diferencia? Un reciente estudio in vivo realizado por científicos de la Universidad de Kentucky sugiere que sí puede.

Publicado en el European Journal of Pain, este informe encontró que un gel tópico que contiene CBD redujo significativamente el dolor y la inflamación en un modelo de artritis de roedores. Además, parece que el CBD es mucho más permeable a través de la piel que el THC. Según un artículo del 2004 en el Journal of Pharmacy and Pharmacology, la permeabilidad transdérmica del cannabidiol es 10 veces mayor que la del delta-8 THC. (La permeabilidad del THC delta-9 es muy similar a la del THC delta-8).

LA PREGUNTA DE LA CREMA FACIAL DE CIEN MILLONES DE DOLARES

Entonces, ¿debería comprar un producto para el cuidado de la piel con CBD? Depende. Sólo porque un producto tenga una etiqueta elegante y un precio alto no significa que ofrezca lo que dice. Los productos de CBD aún no están regulados por la FDA, y de acuerdo con un informe en el Journal of the American Medical Association (JAMA), un número significativo de los productos de CBD encuestados contenían menos del compuesto que el etiquetado.

Mucho depende de qué más hay en un tópico de infusión con CBD. Los productos para el cuidado de la piel con CBD pueden incluir un extracto de aceite de cannabis de "espectro completo" que contiene CBD, THC y todos los cannabinoides, ácidos grasos y terpenos inherentes, los cuales se combinan sinérgicamente para crear un efecto terapéutico que es mayor que el impacto del CBD por sí solo. O un ungüento para el cuidado de la piel podría contener una infusión de aceite de cannabis de "amplio espectro" sin THC. O, más probablemente, incluirá un aislado de CBD menos efectivo que podría ser sintético o de origen natural.

Tenga en cuenta que los estudios sobre cómo el CBD y otros compuestos del cannabis afectan a la piel son en su mayoría preclínicos. Los ensayos clínicos aleatorios y controlados aún no han verificado los relatos anecdóticos (y las afirmaciones de marketing) de la eficacia del CBD para las enfermedades de la piel. Dada la escasez de investigaciones clínicas, es difícil saber exactamente cuántos miligramos de CBD por mililitro serían óptimos para un producto para el cuidado de la piel o cuál sería la dosis recomendada.

Por lo tanto, si decide probar un producto para el cuidado de la piel con CBD, primero haga su propia investigación. Compre de una fuente de confianza - preferiblemente una con un buen historial de fabricación de productos de infusión de cannabis a partir de ingredientes de origen orgánico. Si es posible, asegúrate de que la consistencia y la pureza de los productos sean comprobadas por un laboratorio externo.

 

FUENTES

  1. Akhmetshina A, Dees C, Busch N, Beer J, Sarter K, Zwerina J, Zimmer A, Distler O, Schett G, Distler JHThe cannabinoid receptor CB2 exerts antifibrotic effects in experimental dermal fibrosis. Arthritis Rheum. 2009 Apr;60(4):1129-36. doi: 10.1002/art.24395.
  2. DC, Zhang LP, Ma F, Abshire SM, McIlwrath SL, Stinchcomb AL, Westlund KNTransdermal cannabidiol reduces inflammation and pain-related behaviours in a rat model of arthritis. Hammell. Eur J Pain. 2016 Jul;20(6):936-48. doi: 10.1002/ejp.818. Epub 2015 Oct 30.
  3. Derakhshan N, Kazemi, M. (2016). Cannabis for Refractory Psoriasis-High Hopes for a Novel Treatment and a Literature Review. Current clinical pharmacology. 11. 10.2174/1574884711666160511150126.
  4. Fuller, Bryan. (2019). Role of PGE-2 and Other Inflammatory Mediators in Skin Aging and Their Inhibition by Topical Natural Anti-Inflammatories. Cosmetics. 6. 6. 10.3390/cosmetics6010006
  5. Gaffal E, Glodde N, Jakobs M, Bald T, Tüting T. Cannabinoid 1 receptors in keratinocytes attenuate fluorescein isothiocyanate-induced mouse atopic-like dermatitis. Exp Dermatol. 2014 Jun;23(6):401-6. doi: 10.1111/exd.12414
  6. Kupczyk P, Reich A, Szepietowski JCCannabinoid system in the skin - a possible target for future therapies in dermatology. Exp Dermatol. 2009 Aug;18(8):669-79. doi: 10.1111/j.1600-0625.2009.00923.x. Review.
  7. Marks DH, Friedman A. The Therapeutic Potential of Cannabinoids in Dermatology. Skin Therapy Lett. 2018 Nov;23(6):1-5.
  8. Mounessa JS, Siegel JA, Dunnick CA, Dellavalle RPThe role of cannabinoids in dermatology. J Am Acad Dermatol. 2017 Jul;77(1):188-190. doi: 10.1016/j.jaad.2017.02.056. Epub 2017 Apr 14.
  9. Oláh A, Tóth BI, Borbíró I, Sugawara K, Szöllõsi AG, Czifra G, Pál B, Ambrus L, Kloepper J, Camera E, Ludovici M, Picardo M, Voets T, Zouboulis CC, Paus R, Bíró T. Cannabidiol exerts sebostatic and antiinflammatory effects on human sebocytes. J Clin Invest. 2014 Sep;124(9):3713-24. doi: 10.1172/JCI64628. Epub 2014 Jul 25.
  10. Proksch E, Soeberdt M, Neumann C, Kilic A, Abels C. Modulators of the endocannabinoid system influence skin barrier repair, epidermal proliferation, differentiation and inflammation in a mouse model. Exp Dermatol. 2019 Jul 27. doi: 10.1111/exd.14012. [Epub ahead of print]
  11. Ramesh G, MacLean AG, Philipp MTCytokines and chemokines at the crossroads of neuroinflammation, neurodegeneration, and neuropathic pain. Mediators Inflamm. 2013;2013:480739. doi: 10.1155/2013/480739. Epub 2013 Aug 12. Review.
  12. Río CD, Millán E, García V, Appendino G, DeMesa J, Muñoz E. The endocannabinoid system of the skin. A potential approach for the treatment of skin disorders. Biochem Pharmacol. 2018 Nov;157:122-133. doi: 10.1016/j.bcp.2018.08.022. Epub 2018 Aug 20. Review.
  13. Sangiovanni E, Fumagalli M, Pacchetti B, Piazza S, Magnavacca A, Khalilpour S, Melzi G, Martinelli G, Dell’Agli M. Cannabis sativa L. extract and cannabidiol inhibit in vitro mediators of skin inflammation and wound injury. Phytother Res. 2019 Aug;33(8):2083-2093. doi: 10.1002/ptr.6400. Epub 2019 Jun 27.
  14. Ständer S, Schmelz M, Metze D, Luger T, Rukwied R. Distribution of cannabinoid receptor 1 (CB1) and 2 (CB2) on sensory nerve fibers and adnexal structures in human skin. J Dermatol Sci. 2005 Jun;38(3):177-88.
  15. Stinchcomb AL, Valiveti S, Hammell DC, Ramsey DR. Human skin permeation of Delta8-tetrahydrocannabinol, cannabidiol and cannabinol. J Pharm Pharmacol. 2004 Mar;56(3):291-7..
  16. Tóth KF, Ádám D, Bíró T, Oláh A. Cannabinoid Signaling in the Skin: Therapeutic Potential of the “C(ut)annabinoid” System. Molecules. 2019 Mar 6;24(5). pii: E918. doi: 10.3390/molecules24050918. Review.
  17. Turcotte C, Blanchet MR, Laviolette M, Flamand N. The CB(2) receptor and its role as a regulator of inflammation. Cell Mol Life Sci. 2016 Dec;73(23):4449-4470. Epub 2016 Jul 11. Review.
  18. Zhuang, Yong & Lyga, John. (2014). Inflammaging in Skin and Other Tissues - The Roles of Complement System and Macrophage. Inflammation & Allergy-Drug Targets (Formerly Current Drug Targets - Inflammation & Allergy). 13. 10.2174/1871528113666140522112003.