SEXO Y CANNABIS

¿Qué sabemos realmente sobre la relación entre el cannabis y el sexo?

Desde supositorios y lubricantes hasta aceites para masajes y vapeadores, no hay escasez de productos de cannabis en el mercado que supuestamente aumentan la libido. Y tampoco hay escasez de afirmaciones sobre cómo el cannabis puede aumentar el placer y sobrecargar nuestra vida sexual.

Un estudio de la Universidad de Stanford generó titulares en 2018 al revelar que los consumidores regulares de cannabis tienen un 20 por ciento más de relaciones sexuales que los no consumidores de cannabis. Es más, de acuerdo con varias encuestas, los consumidores de cannabis no sólo tienen más sexo, sino que también lo tienen mejor. Y esto podría tener implicaciones significativas para el tratamiento de problemas sexuales comunes que agobian a gran parte de la población.

La Clínica Cleveland informa que los problemas con la función sexual afectan al 43 por ciento de las mujeres y al 31 por ciento de los hombres en los Estados Unidos. En la actualidad, los tratamientos efectivos para los trastornos sexuales son lamentablemente inadecuados. Si el cannabis pudiera ayudar con la función sexual y los problemas de rendimiento - lo que significa cualquier cosa desde la baja libido y la sequedad vaginal hasta la eyaculación precoz y la incapacidad de alcanzar el orgasmo - sería el remedio que millones de personas han estado esperando.

A pesar de las numerosas afirmaciones sobre el cannabis y el sexo, no hay actualmente ninguna investigación clínica que demuestre que el cannabis tiene alguna influencia directa en la experiencia sexual. Las barreras oficiales a la investigación de la planta - y la extremadamente matizada y complicada ciencia de la sexualidad - han frustrado los esfuerzos por estudiar la relación entre el consumo de cannabis y la función sexual. 

Por lo tanto, no tenemos ningún ensayo doble ciego, aleatorio y controlado por placebo sobre el efecto que el cannabis - o cualquier componente de una sola planta, como el CBD (cannabidiol) o el THC (tetrahidrocannabinol) - tiene en la experiencia sexual. Sin embargo, lo que sí tenemos es una mezcla de estudios sobre animales, encuestas e investigaciones relacionadas que establecen algunas conexiones interesantes entre el mundo del sexo y el mundo del cannabis, conexiones que son lo suficientemente convincentes como para merecer una mayor consideración.

¿ES EL CANNABIS UN AFRODISÍACO?

El cannabis se ha utilizado como afrodisíaco herbal durante miles de años. Para citar sólo un ejemplo, los practicantes de la medicina ayurvédica en la antigua India a menudo recomendaban el cannabis para mejorar el rendimiento sexual y la virilidad masculina. Un artículo de revisión en BioMed Research International, citando datos históricos en una sección sobre "Ayurveda y el Concepto de Afrodisíacos", se refirió al cannabis como una planta que retrasa la eyaculación y mejora la función eyaculatoria.

Parece que los humanos han estado mezclando cannabis y sexo, con resultados positivos, durante bastante tiempo. Pero no fue hasta hace relativamente poco que los académicos comenzaron a enfocarse en esta área.

Un estudio en 1979 en el Journal of Clinical Psychology fue uno de los primeros trabajos revisados por pares que reveló evidencia sustancial de un vínculo entre el cannabis y el funcionamiento sexual. Se preguntó a 84 estudiantes graduados sobre su experiencia con el cannabis y el sexo; los resultados mostraron que los "consumidores experimentados de cannabis" creían que la planta mejoraba el orgasmo y que debía considerarse un afrodisíaco. Como concluyeron los autores (Dawley y otros): "La implicación es que puede ser valioso investigar el uso de la marihuana en el tratamiento de los trastornos sexuales".

De manera similar, una serie de cuestionarios anónimos entregados a estudiantes universitarios en 1984 mostraron que más de dos tercios informaron de un mayor placer sexual y satisfacción con el consumo de cannabis. Publicado en el Journal of Sex Research, este estudio también encontró que "la mayoría había usado marihuana como preparación para el coito en ocasiones, y el 20% lo hizo de manera regular.”

De hecho, la mayor parte de lo que sabemos sobre el cannabis y el sexo se ha recogido a través de encuestas. Esto es algo problemático, ya que las encuestas se basan principalmente en la memoria de una persona. Las respuestas a las encuestas son muy subjetivas - "sexo placentero" podría significar muchas cosas diferentes dependiendo del individuo.

EL SISTEMA ENDOCANNABINOIDE Y EL SEXO

¿Por qué el cannabis se presta tan bien a la intimidad sexual?

Según un informe de 2017 de los científicos checos en Psicofarmacología, el cannabis estimula una parte del cerebro llamada núcleo derecho accumbens, que también juega un papel importante en el control de la excitación sexual. También conocido como el centro de placer del cerebro, el núcleo accumbens está densamente poblado de receptores cannabinoides CB1 que son activados directamente por el THC e indirectamente por el CBD.

Los receptores CB1 forman parte de lo que los científicos llaman el sistema endocannabinoide (ECS), el principal mecanismo regulador en el cerebro y el cuerpo que equilibra muchos procesos fisiológicos y media la forma en que experimentamos los efectos del cannabis.

Resulta que hay bastante superposición entre el ECS y la fisiología de la función sexual. Para empezar, los receptores de los cannabinoides se encuentran en los órganos que producen las hormonas sexuales, así como en los propios órganos reproductivos. Los receptores cannabinoides también están presentes en los terminales de los axones de las neuronas dopaminérgicas y serotoninérgicas, que juegan un papel importante en la función sexual e interactúan con la testosterona, el estrógeno y la oxitocina para modular la respuesta sexual. El ECS influye en el flujo y reflujo de varias hormonas y neurotransmisores.

El científico italiano Mauro Maccarone ha descrito al ECS como "el ángel guardián" o "guardián de la reproducción de los mamíferos". Amplias investigaciones preclínicas han establecido que la señalización de los receptores de los cannabinoides está involucrada en cada etapa del proceso reproductivo - desde la excitación sexual hasta el clímax, la fertilización, la implantación del embrión y todo el desarrollo fetal. 

LA EXCITACIÓN Y EL ORGASMO

Un estudio realizado en 2012 por investigadores estadounidenses y canadienses arrojó luz adicional sobre la conexión entre la ECS y el sexo. Los autores (Klein et al) midieron las concentraciones séricas de los endocannabinoides 2-AG y AEA (los compuestos similares a la marihuana del propio cerebro) en 21 mujeres sanas antes y después de ver los estímulos de películas neutrales y eróticas. La excitación sexual también se midió mediante la fotopletismografía vaginal, una técnica que permite observar los cambios volumétricos en un órgano o cuerpo. Otro dispositivo, llamado "arousómetro", midió la excitación subjetiva continua a lo largo de la duración de la película.

Los hallazgos de este experimento fueron publicados en el Journal of Sexual Medicine. Los autores observaron una correlación directa entre los niveles de endocannabinoides circulantes y la excitación sexual en las mujeres: Las concentraciones de AEA disminuyeron significativamente al aumentar la excitación sexual femenina, y las concentraciones de 2-AG también se "correlacionaron negativamente de manera significativa con el aumento de las percepciones de la excitación sexual fisiológica, la excitación sexual subjetiva general y el aumento de la excitación sexual subjetiva continua".

Cuando la excitación culmina en el clímax, nuestros niveles de endocannabinoides se disparan repentinamente, según un documento del 2017 titulado "La masturbación al orgasmo estimula la liberación del endocannabinoide 2 araquidonoilglicerol en los seres humanos". En este informe, un equipo de científicos alemanes señaló que "los endocannabinoides son críticos para recompensar conductas como la alimentación, el ejercicio físico y la interacción social", así como el placer sexual. Publicado en la Journal of Sexual Medicine, los resultados de este estudio aleatorio de ciego sencillo mostraron que el 2-AG se libera después del clímax y "podría tener que ver con las gratificantes consecuencias de la excitación sexual y el orgasmo".

Según una encuesta del 2019 de 373 mujeres publicada en Women's Sexual Health, más de la mitad de las que habían usado marihuana antes de tener relaciones sexuales reportaron un incremento en el deseo sexual y mejores orgasmos. Hallazgos similares fueron resaltados en un documento de revisión de 2019 - titulado "Efectos de los Cannabinoides en la Función Sexual Femenina" - del cual es coautora la Dra. Becky Lynn, profesora asistente del Departamento de Obstetricia, Ginecología y Salud de la Mujer de la Facultad de Medicina de la Universidad de San Luis. El equipo de Lynn llegó a la conclusión de que la combinación de cannabis y sexo parece estar asociada con orgasmos prolongados y más satisfactorios.

SANACIÓN SEXUAL

Fisiológicamente hablando, ¿qué explica las asociaciones positivas entre el consumo de cannabis y la experiencia sexual? Probablemente hay docenas de factores involucrados. Tanto el THC como el CBD son vasodilatadores, lo que significa que el cannabis relaja y dilata los vasos sanguíneos. Y la vasodilatación juega un papel clave en la excitación sexual. El cannabis también puede mejorar la función sexual al reducir la ansiedad y el dolor, que son barreras comunes para una experiencia sexual positiva. El setenta por ciento de 199 hombres y mujeres que respondieron a una encuesta de investigadores de la Universidad de Columbia Británica, dijeron que podían relajarse más durante el sexo cuando consumían cannabis.

En una revisión del 2011 de la investigación existente titulada "Impacto del consumo de cannabis en la salud sexual masculina", dos doctores canadienses sugirieron que el cannabis podría en realidad promover la disfunción eréctil. Pero el mismo artículo de revisión también concluyó que "la mayoría de los resultados de estos estudios son conflictivos y contradictorios". Estas conclusiones contradictorias pueden atribuirse a la naturaleza bifásica del cannabis y sus componentes clave, el THC y el CBD, por lo que las dosis bajas y altas generan efectos opuestos.

La señalización dependiente de la dosis de los receptores de los cannabinoides CB1 - con los que interactúan el THC y el CBD - podría tener un impacto importante en la calidad del sexo con una persona drogada. Múltiples fuentes han demostrado que los receptores CB1 juegan un papel importante en la función sexual. Un estudio canadiense de 2008 determinó que el antagonismo de los receptores CB1 promueve la eyaculación, lo que sugiere que el CB1 podría ser "un blanco novedoso para los agentes farmacológicos destinados a tratar la disfunción sexual basada en la eyaculación".

De esto se puede inferir razonablemente que una dosis moderada de cannabis, que estimula la CB1, retrasará la eyaculación, mientras que una dosis alta podría desensibilizar el receptor e inhibir la forma en que señala, facilitando así los procesos eyaculatorios. Una dinámica similar puede aplicarse al impacto de la marihuana en la libido: una pequeña cantidad de cannabis tiende a energizar, mientras que una gran cantidad puede ser sedante. En apoyo de esta teoría, un estudio realizado en 2011 en ratas demostró que las dosis bajas de THC aumentaban la lordosis (una medida de la libido), pero las dosis altas no lo hacían.

Así que cuando se trata de cannabis y placer sexual, un poco menos de hierba podría significar mucha más diversión.

 

Gretchen Lidicker es escritora, creadora de contenidos, consultora de marcas y experta en todo lo relacionado con la salud y el bienestar. También es autora de CBD Oil Everyday Secrets y anteriormente fue editora de salud de mindbodygreen.

 

REFERENCIAS

  • Androvicova, R., et al. “Individual Prolactin Reactivity Modulates Response of Nucleus Accumbens to Erotic Stimuli during Acute Cannabis Intoxication: an FMRI Pilot Study.” Psychopharmacology, vol. 234, no. 13, Dec. 2017, pp. 1933–1943., doi:10.1007/s00213-017-4601-1.
  • Chauhan, Nagendra Singh, et al. “A Review on Plants Used for Improvement of Sexual Performance and Virility.” BioMed Research International, Hindawi Publishing Corporation, 14 Aug. 2014, https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4151601/.
  • Croft, Harry A. “Understanding the Role of Serotonin in Female Hypoactive Sexual Desire Disorder and Treatment Options.” The Journal of Sexual Medicine, vol. 14, no. 12, Dec. 2017, pp. 1575–1584., doi:10.1016/j.jsxm.2017.10.068.
  • Dawley, Harold H., et al. “An Attitude Survey of the Effects of Marijuana on Sexual Enjoyment.” Wiley Online Library, John Wiley & Sons, Ltd, 21 Feb. 2006, https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1002/1097-4679(197901)35:1<212::AID-JCLP2270350135>3.0.CO;2-K.
  • Fuss, Johannes, et al. “Masturbation to Orgasm Stimulates the Release of the Endocannabinoid 2-Arachidonoylglycerol in Humans.” The Journal of Sexual Medicine, vol. 14, no. 11, Nov. 2017, pp. 1372–1379., doi:10.1016/j.jsxm.2017.09.016.
  • Gordon, John H., et al. “Δ 9 -Tetrahydrocannabinol Enhancement of Lordosis Behavior in Estrogen Treated Female Rats.” Pharmacology Biochemistry and Behavior, vol. 8, no. 5, May 1978, pp. 603–608., doi:10.1016/0091-3057(78)90395-7.
  • Gorzalka, Boris B., et al. “Endocannabinoid Modulation of Male Rat Sexual Behavior.” Psychopharmacology, vol. 198, no. 4, 2007, pp. 479–486., doi:10.1007/s00213-007-0901-1.
  • Johnell, Kristina, and Inga Klarin. “The Relationship between Number of Drugs and Potential Drug-Drug Interactions in the Elderly.” SpringerLink, Springer International Publishing, 9 Jan. 2013, https://link.springer.com/article/10.2165/00002018-200730100-00009.
  • Klein, Carolin, et al. “Circulating Endocannabinoid Concentrations and Sexual Arousal in Women.” The Journal of Sexual Medicine, vol. 9, no. 6, June 2012, pp. 1588–1601., doi:10.1111/j.1743-6109.2012.02708.x.
  • Lynn, Becky K., et al. “The Relationship between Marijuana Use Prior to Sex and Sexual Function in Women.” Sexual Medicine, vol. 7, no. 2, June 2019, pp. 192–197., doi:10.1016/j.esxm.2019.01.003.
  • Lynn, Becky, et al. “Effects of Cannabinoids on Female Sexual Function.” Sexual Medicine Reviews, 12 Sept. 2019, doi:10.1016/j.sxmr.2019.07.004.
  • Pfaus, James G. “REVIEWS: Pathways of Sexual Desire.” The Journal of Sexual Medicine, vol. 6, no. 6, June 2009, pp. 1506–1533., doi:10.1111/j.1743-6109.2009.01309.x.
  • Shamloul, Rany, and Anthony J. Bella. “Impact of Cannabis Use on Male Sexual Health.” The Journal of Sexual Medicine, vol. 8, no. 4, Apr. 2011, pp. 971–975., doi:10.1111/j.1743-6109.2010.02198.x.
  • Weller, Ronald A., and James A. Halikas. “Marijuana Use and Sexual Behavior.” The Journal of Sex Research, vol. 20, no. 2, 29 Apr. 1984, pp. 186–193., doi:10.1080/00224498409551216.
  • Wiebe, Ellen, and Alanna Just. “How Cannabis Alters Sexual Experience: A Survey of Men and Women.” The Journal of Sexual Medicine, vol. 16, no. 11, Nov. 2019, pp. 1758–1762., doi:10.1016/j.jsxm.2019.07.023.