TERAPIA CON CANNABIS PARA LAS CONVULSIONES EN ANIMALES

El uso del cannabis como medicina para los animales ha recibido mucha atención en las comunidades médicas, científicas y de propietarios de mascotas. Uno de los usos potenciales que se muestra más prometedor es el tratamiento de las convulsiones.
El uso del cannabis para tratar las convulsiones no es nada nuevo. El cannabis ha sido descrito como una terapia para las personas con convulsiones durante cientos, si no miles, de años. (1)(2) En los últimos años, el cannabis, y el cannabidiol (CBD) en particular, están siendo considerados una vez más para el tratamiento de las convulsiones tanto en humanos como en animales.

En la antigüedad, el cannabis se utilizaba para las convulsiones sobre la base de datos puramente observacionales, pero hoy en día se están llevando a cabo investigaciones científicas exhaustivas para determinar cómo y por qué el cannabis es beneficioso en el esfuerzo por determinar la mejor forma de limitar, y ojalá eliminar, las convulsiones.

LA CIENCIA DEL CANNABIS Y LA EPILEPSIA

A pesar del renovado interés y la disponibilidad de fondos para la investigación, los mecanismos mediante los cuales se realizan las convulsiones de los efectos del cannabis todavía no están claros. Una consideración es un receptor específico en las] neuronas, conocido como "GPR55", que se cree que media la actividad de las convulsiones a través de la regulación de la excitabilidad de las neuronas. El CBD parece limitar la capacidad del GPR55 de causar excitación neuronal, lo que se especula que reduce las convulsiones.

Además, algunos estudios han demostrado que los pacientes epilépticos tienen concentraciones reducidas de anandamida (AEA) en su líquido cefalorraquídeo y/o alteraciones en sus receptores CB1. La AEA es uno de los neurotransmisores naturales del cuerpo que regula el sistema endocannabinoide (ECS). Los receptores CB1, también parte del ECS, son sitios de unión para el AEA y se presume que los cambios en el AEA y/o en los receptores CB1 provocan cambios en los niveles de otros neurotransmisores que pueden, en última instancia, conducir a la actividad convulsiva. El tetrahidrocannabinol (THC) se une a los receptores CB1 y, de esta forma, puede reducir la actividad convulsiva (3)(4).

El Epidiolex farmacéutico aprobado por la FDA es una formulación de CBD de una sola molécula usada para tratar dos formas de epilepsia pediátrica.

Las investigaciones preclínicas sobre otros cannabinoides y terpenos sugieren que otros compuestos que se encuentran en el cannabis también pueden ser eficaces para el tratamiento de las convulsiones. Sin embargo, por razones prácticas y legales, gran parte de las investigaciones actuales se centran en el CBD.

Aunque las razones exactas por las que los compuestos del cannabis tienen un efecto positivo en las convulsiones aun no están muy claras, se han hecho grandes progresos en lo que respecta a su uso terapéutico. En 2018, la FDA aprobó el primer fármaco derivado del cannabis, Epidiolex. Una formulación de una sola molécula de CBD, Epidiolex está aprobada para el uso de convulsiones refractarias en dos formas de epilepsia pediátrica conocidas como Síndromes Lennox-Gastaut y Dravet. El Epidiolex no sólo es de gran beneficio para los niños a los que ayuda, sino que la droga también representa un gran paso adelante en el reconocimiento del gobierno federal del valor medicinal del cannabis.

¿CÓMO SE RELACIONA LA CIENCIA CON LOS ANIMALES?

La investigación veterinaria específica también ha dado un gran paso adelante este año con la publicación del primer ensayo clínico que evalúa los efectos del CBD sobre las convulsiones en perros epilépticos. El estudio, realizado en la Universidad Estatal de Colorado, evaluó la frecuencia de las convulsiones en perros con y sin el uso de CBD. Los resultados mostraron una reducción del 89% en la frecuencia de las convulsiones en los perros que recibieron 2,5 mg/kg de CBD dos veces al día, en comparación con una reducción del 43% en los perros que no recibieron CBD. Ambos grupos de perros estaban recibiendo otros fármacos anticonvulsivos en el momento del estudio, por lo que el grupo que no recibía CBD también tuvo una gran reducción de las convulsiones. Mientras que estos resultados se consideran estadísticamente significativos, ciertamente no son tan dramáticos como muchos esperaban que fueran. Los autores notaron esto en sus conclusiones y declararon que se justifican más estudios para ver si dosis más altas de CBD pueden ser más beneficiosas en el tratamiento de los ataques en los perros (5).

Los perros que recibieron 2,5 mg/kg de CBD dos veces al día experimentaron una reducción del 89% en la frecuencia de las convulsiones.

Un punto específico a destacar sobre el estudio es que la fórmula del CBD usada no fue un "aislado" del CBD.  La fórmula a base de cáñamo contenía "cantidades mínimas de otros cannabinoides" que pueden o no haber contribuido a su eficacia. Las investigaciones sugieren que múltiples cannabinoides (CBD, THC y otros) así como los terpenos tienen propiedades anticonvulsivas y puede ser que se puedan encontrar mayores efectos con una formulación de "espectro más amplio".

Informes anecdóticos de dueños de mascotas y veterinarios sugieren que el cannabis no sólo puede reducir la frecuencia de las convulsiones, sino que también puede disminuir la gravedad de las mismas, acortar el tiempo de recuperación y potencialmente incluso prevenir una convulsión inminente si el animal es medicado a las primeras señales de problemas.

Con la investigación en curso, ciertamente vemos prometedor el uso del CBD, y potencialmente de otros cannabinoides, para el tratamiento de los ataques en animales. Dicho esto, el cannabis como medicina debe ser usado con precaución. El CBD administrado en dosis moderadas a altas puede afectar potencialmente los niveles en sangre de otros medicamentos, incluidos los anticonvulsivos. Debido a esto, podría ser necesario monitorear los niveles al comienzo de la terapia con cannabis. Para la seguridad de los miembros peludos de su familia, siempre consulte con su veterinario antes de comenzar cualquier forma de terapia con cannabis para su mascota.

 

Gary Richter, MS, DVM, CVA, CVC, GDWVHM, es un veterinario con sede en Oakland. Sus artículos se centran en la información práctica para el uso del cannabis para tratar las afecciones médicas de las mascotas.

 

NOTAS AL PIE

  1. Zaheer S, Kumar D, Khan MT, Giyanwani PR, Kiran F. Epilepsy and Cannabis: A Literature Review. Cureus. 2018;10(9).
  2. Alison Mack; Janet Joy. Marijuana As Medicine?: The Science Beyond the Controversy. 2000; National Academies Press.
  3. Perucca E. Cannabinoids in the Treatment of Epilepsy: Hard Evidence at Last?. J Epilepsy Res. 2017;7(2):61–76.
  4. Bazelot, M, Whalley, B, Investigating the Involvement of GPR55 Signaling in the Antiepileptic Effects of Cannabidiol. Neurology. 2016, 86 (16 Supplement)
  5. McGrath S, Bartner LR, Rao S, Gustafson DL. Randomized blinded controlled clinical trial to assess the effect of oral cannabidiol administration in addition to conventional antiepileptic treatment on seizure frequency in dogs with intractable idiopathic epilepsy. J Am Vet Med Assoc. 2019 ;254(11):1301-1308.